Bible, Español, z106
Leave a Comment

La Danza de la Vida


Flamenco dance, Seville, Spain Credit: Laurence Vagner/Flickr/Creative Commons

Baile flamenco, Sevilla, España Crédito: Laurence Vagner / Flickr / Creative Commons

English: The Dance of Life

Estas últimas semanas mis ojos se han abierto a mi necesidad de amor, respeto y aceptación de los demás. Tiendo a acusar a otros de ser indiferente cuando se descartan mis planes e ideas.

Exijo de otros lo que me falta en mí misma y hago que los demás sean responsables de lo que siento.

Cuando deje de culpar a otros por la forma en que me siento (enojada, herida, rechazada ), sólo entonces puedo ver cuál es el problema real y me doy cuenta que en su mayoria es mi falta de autoestima.

Tengo  que preguntarme ‘por qué’ estoy yo culpando a alguien más por mi falta de autoestima y mis inseguridades. ¿Por qué siempre quiero tener la razón?

El resentimiento y la ira nos quitan todo poder. Nos debilitan y nos paralizan, sin embargo, sin saberlo, nos apoyamos en ellos como muletas para obtener el apoyo emocional y el amor que tanto necesitamos.

Cuando buscamos amor sin darnos ese amor a nosotros mismos primero ( el amor y el valor que vienen  de Dios ), Nos vamos siempre a encontrar buscando que otros llenen esas inseguridades.

Asumir la responsabilidad de cómo respondo a mí mismo está alineado con la manera en que Dios quiere que viva.

Yo lo llamo el ‘Baile de la Vida “.

Si como una ola menguando lejos de la orilla,  liberamos nuestra necesidad de tener la razón, de dominar o de controlar una situación,  esa ola caerá en el océano del amor y el control de Dios. Y un ritmo y una fuerza suave se construyen a medida que crecemos en el conocimiento del intenso amor de Dios por nosotros. Las olas de la verdad y la afirmacion del amor de Dios hacen un lavado sobre nosotros. Refrescan nuestra mente y nuestro espíritu y hay un barrido limpio y nos movemos y hacia el exterior y hacia adelante de nuevo en los propósitos de Dios.

La ‘Danza de la Vida’ es el perdón, es dejar ir en las olas las tumultuosas emociones de la necesesidad de controlar. Se trata de aprender a perdonar y dejar ir y dar de regreso con amor.

Hay una fuerza poderosa en dejar ir y permitir que el Espíritu Santo fluya a través de nosotros. Necesitamos más fuerza espiritual para dejar ir de nuestras vidas la terquedad y fortalecernos en el poder de Su fuerza.

A veces nos centramos en lo que Dios quiere de nosotros encontrandonos en una linea muy fina en lo “yo” realmente quiero y lo que ” Dios” quiere de mi.

Tenemos que someternos a Dios y someter nuestros planes y decisiones. Nuestro Padre Celestial sabe que es lo mejor para nosotros.

Tiene que haber un momento de entrega, donde estamos dispuestos a ofrecer a nuestros planes,  y deseos a un amoroso Padre Celestial que nos conoce mejor.

Aprendamos a beber de las aguas que restauran el alma y al igual que los hombres y mujeres de Dios en la Biblia que aprendieron a esperar a Dios. Estoy agradecida por los pesos y contrapesos que me protegen de ser consumido por las cosas malas o las cosas buenas en el momento equivocado.

Autor Lysa Terkeurst de Proverbios 31 escribe:

“Tal vez, Dios está hablando a través de nuestra situación de una manera extraña. Vamos a escuchar? Vamos a obedecer? Incluso cuando no tiene sentido. Sabemos que Dios puede hacer algo, pero queremos que se haga de la manera que tenga sentido para nosotros. Y cuando no tiene sentido – cuando se siente extraña – la obediencia es difícil. A veces los milagros nos aguardan en la extraña forma de obediencia. Pero la obediencia es algo de lo que nunca nos arrepentiremos “.

¿Es aquí donde ocurren milagros? A través de nuestra extraña obediencia y dejar de lado los planes, justo cuando pensamos que estamos avanzando y la respuesta esta a la vuelta de la esquina?

Nunca estaremos satisfechos con la aprobación de los demás hasta que primero nos aprobamos nosotros mismos en el amor de Dios.

De nuevo te edificaré, y serás reedificada,
Virgen de Israel;
De nuevo tomarás[a] tus panderos,
Y saldrás a las danzas con[b] los que se divierten. (Jeremías 31: 4 NBLH)

-EZ

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.