Español, espanol-10, Main, z410
Leave a Comment

Captar el fluir del Espíritu Santo


Traducido por Belen Juarez Richter

Leí un artículo interesante hace un tiempo en CBN titulado Efusión del derramamiento del Espíritu Santo Escrito por Vernell Windsor en donde ella habla sobre un servicio religioso al que asistió en Carolina del Norte con un amigo.

Durante el servicio, se emborrachó tanto con el Espíritu que ya no podía mantenerse en pie y gateaba sobre sus manos y rodillas.

Pero no solo eso, ella también experimentó periodos de llanto, donde en sus palabras “se puso toda mocosa”. Y luego pasó por periodos de risa intensa mientras el Espíritu Santo caía sobre ella.

Y este artículo me trajo gratos recuerdos del día en que la gente de la iglesia a la que asistíamos mi esposa y yo volvimos de visitar la Bendición de Toronto, un poderoso derramamiento del Espíritu Santo que tuvo lugar en Airport Christian Fellowship en Toronto, Canadá, en 1994.

Y trajeron con ellos, una venida del Espíritu Santo, que literalmente fluyó de ellos a nuestra iglesia. Cuando comenzaron a orar por la gente, docenas cayeron en el espíritu. Otros estaban experimentando episodios contagiosos de risa y llanto.

Cuando el Espíritu Santo cayó sobre mi esposa, ella ya no podía estar de pie y se cayó al suelo y comenzó a experimentar un intenso tipo de oración de aflicción o como de dolor, sin palabras, solo gemidos intensos.

Y, no estaba limitado a los servicios de la iglesia.

Recuerdo el momento en que mi esposa estaba en nuestra cocina tomando una taza de café. Estabamos hablando de algo que estaba pasando en nuestra iglesia y de repente el Espíritu Santo vino sobre ella.

Agarré su taza antes de que se derrumbara en el suelo, y entró en un momento intenso de gemidos de intercesión, presumiblemente por lo que habíamos estado hablando. Durante estos tiempos ella no tenía idea de por qué estaba orando.

Pero no solo estaba sucediendo en la Bendición de Toronto, también estaba sucediendo en la iglesia primitiva.
El apóstol Pablo escribió:

26 De la misma manera, también el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad. No sabemos orar como debiéramos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. (Romanos 8:26 NBLA)

Pablo mencionó casualmente cómo el Espíritu Santo ora a través de personas con gemidos que son demasiado profundos para las palabras. Y luego no proporciona absolutamente ninguna explicación sobre lo que está hablando y simplemente supone que los romanos lo sabrían.

Y no fue hasta que vi que esto le sucedía a mi esposa que entendí completamente lo que Pablo estaba describiendo en este versículo.
Este era el cristianismo normal para la iglesia del primer siglo.

Pablo también mencionó en su carta a los gálatas que estaba experimentando oraciones de dolor o aflicciones de parto similares por los gálatas.

19 Hijos míos, por quienes de nuevo sufro dolores de parto hasta que Cristo sea formado en ustedes, (Gálatas 4:19 NBLA).

Y en nuestra iglesia, este derramamiento del Espíritu Santo les estaba sucediendo a creyentes y no creyentes por igual. Una pareja había traído a una amiga no cristiana al servicio y antes de que comenzara le habían presentado a uno de los líderes que ministraban esa noche.

Él simplemente comenzó a orar por ella y la mujer se derrumbó en el suelo. Unos minutos más tarde, finalmente pudo ponerse de pie y las primeras palabras que pronunció fueron “qué me pasó”.

Durante años, extrañamente he malinterpretado una declaración que Jesús hizo en el Templo el último día de la Fiesta de los Tabernáculos. Jesús se levantó y dijo:

38 El que cree en Mí, como ha dicho la Escritura: “De lo más profundo de su ser brotarán ríos de agua viva”». 39 Pero Él decía esto del Espíritu, que los que habían creído en Él habían de recibir; porque el Espíritu no había sido dado todavía, pues Jesús aún no había sido glorificado. (Juan 7:38-39 NBLA)

Por alguna extraña razón, siempre supuse que Cristo estaba diciendo que si creíamos en Él, ríos de agua viva brotarían del Señor.

Eso no es lo que Cristo realmente dijo, el Señor dijo que de ti brotarían ríos de agua viva. Los ríos de agua viva fluirían de mí. Los ríos de agua viva, el Espíritu Santo, fluirían de nosotros hacia los demás.

Y vimos que esto sucedía en nuestra iglesia cuando personas que estaban pasando por momentos intensos de risa tocaban a otros, este espíritu de risa fluía de ellos y filas enteras de personas terminaban riéndose.

Fue tan real, que incluso experimenté algo similar a lo que hizo Jesús cuando una mujer con flujo de sangre tocó su túnica y fue sanada instantáneamente. Jesús sabía que esto había sucedido porque el Señor había sentido que el poder lo abandonaba.

46 Pero Jesús dijo: «Alguien me tocó, porque me di cuenta de que había salido poder de Mí». (Lucas 8:46 NBLA)

Pero el mío era diferente, en realidad nunca sentí que el poder me abandonara, en realidad era exactamente lo contrario. Había puesto la mano sobre un hombre que no había experimentado un aumento en el Espíritu. Estaba un poco indeciso, incluso resistente a lo que estaba pasando.

Mientras oraba por él, sentí que me invadía una oleada de poder. Era extraño, no tenía ni idea de lo que estaba pasando. Pero de repente sentí que el Espíritu Santo me decía la palabra ‘retrolavado’.

El retrolavado se produce cuando el agua fluye en una dirección, golpea una orilla o una pared, da la vuelta y fluye hacia atrás en la dirección de donde había venido originalmente.

Mientras oraba por este hombre, el Espíritu Santo fluyó hacia él, golpeó una pared y ahora fluía de regreso hacia mí.

Había algo dentro de este hombre que bloqueaba el flujo del Espíritu Santo. Yo no sabía de qué estaba hecho este bloqueo, incredulidad, miedo, falta de perdón, resentimiento, pero fue suficiente para impedir que el Espíritu Santo fluyera hacia él.

De hecho, tuve bloqueos similares en mi vida y pasaron varias semanas antes de que experimentara personalmente el fluir del Espíritu Santo durante este derramamiento.

Y es por eso que uno de los temas principales en los que se enfocó el Espíritu Santo durante la Bendición de Toronto fue la sanidad interior, enfocándose en los problemas pasados de su vida. La clave es que necesitamos perdonar a quienes nos han lastimado u ofendido, particularmente a nuestros padres.
Dios quería derribar esos bloqueos que impedían el fluir del Espíritu Santo en nuestras vidas.

A medida que esas paredes desaparecieron de mi vida, experimenté el Espíritu Santo, y esto incluyó tirones o crujidos en el estómago, similares a dolores de parto.

A veces, era tan intenso que en realidad me dolía.

Pero hay una cosa extraña que tengo que mencionar. Una de las películas favoritas de mi familia en ese momento era La novicia Rebelde, que vimos varias veces.

Cada vez que lo hacíamos, me daban arcadas.

No tenía idea por quién estaba orando el Espíritu Santo. Tal vez fue la familia Von Trop que todavía está vivo. Tal vez fueron los actores, sé que Eleanor Parker, quien interpretó a la baronesa Elsa von Schraeder, era una judía mesiánica. Tal vez fue por Austria o por los creyentes austriacos.

Quién sabe, todo era un misterio, demasiado profundo para las palabras.
Pero esto era extraño.

Aunque personalmente nunca experimenté la embriaguez del espíritu que superó a Vernell, fui testigo de esto durante una reunión, después de que el Espíritu Santo cayera sobre uno de los ancianos de nuestra iglesia, quien, al igual que Vernell, terminó arrastrándose por el suelo sobre sus manos y rodillas, y completamente incapaz de estar de pie. Su discurso fue arrastrado. Incluso sus ojos estaban enrojecidos o llenos de sangre. Cualquiera que lo mirara diría que estaba completamente borracho.

Pero no lo estaba. Estaba ebrio del Espíritu Santo.

Y mientras que los detractores pueden criticar y burlarse de esto, la iglesia primitiva enfrentó acusaciones similares.

Después de que el Espíritu Santo descendiera sobre los 120 creyentes reunidos en el Aposento Alto el día de Pentecostés, ellos lo derramaron por las calles de Jerusalén hablando en lenguas.

Las calles estaban llenas de judíos de todos los alrededores del imperio romano, que se habían reunido para la fiesta y ahora escuchaban el evangelio proclamando a Jesús como el Mesías en sus propios idiomas.
Pero había algo más sucediendo que solo eso.

Porque algunos de la multitud acusaron burlonamente a los discípulos de estar borrachos, lo cual leemos en Hechos 2:13:

13 Pero otros se burlaban y decían: «Están borrachos[a]». (Hechos 2:13 NBLA)*

¿Acusarías a una persona de estar borracha simplemente porque ellos podían hablar en tu idioma?

Por supuesto que no, por lo que deben haber ocurrido otras cosas para que surja esa acusación. Cuáles son algunos de los signos de embriaguez, tropezar y, en casos más graves, arrastrarse por el suelo porque no se puede para. Habla arrastrada. Estos son los signos evidentes.

Esta borrachera estaba tan extendida, que Pedro finalmente se vio obligado a abordarla diciendo:

Porque estos no están borrachos como ustedes suponen, pues apenas es la hora tercera; (Hechos 2:15 NBLA)

Eran las 9 am, dijo Peter, y demasiado temprano para que la gente estuviera borracha.

Qué débil explicación, pero comprensible ya que esta fue sin duda la primera vez que el Apóstol vio a personas embriagadas en el Espíritu y no tenía idea de lo que estaba pasando.

Pero cuando apareció el apóstol Pablo, ya se entendía mejor y Pablo hace una declaración inusual cuando habla de ser lleno del Espíritu Santo.
El escribe:

18 Y no se embriaguen con vino, en lo cual hay disolución, sino sean llenos del Espíritu. (Efesios 5:18 NBLA)

¿Por qué Pablo compararía la embriaguez con estar lleno del Espíritu Santo? Tenía que haber una conexión.

Obviamente, fue porque estar ebrio del Espíritu era una parte normal de la vida de la iglesia, ya que el Espíritu Santo se movía en las congregaciones de manera similar a lo que sucedió en el Día de Pentecostés.

Esta misma manifestación de embriaguez se presentó en el avivamiento de la calle Azusa que tuvo lugar en 1906 en Los Ángeles, donde hubo un poderoso derramamiento del Espíritu Santo, que pavimentó el camino para los movimientos pentecostales y carismáticos que tenemos hoy.

Después de que comenzó el avivamiento, la Misión de la Calle Azusa comenzó a publicar un periódico llamado La Fe Apostólica, que contenía testimonios y enseñanzas del avivamiento.

En su edición de enero de 1907, Myrtle Shideler compartió cómo el Espíritu Santo la invadió tanto que estaba borracha:

“ Para cuando terminó el coro, el poder de Dios era tan fuerte sobre mí. Apenas podía abrir la boca y cada fibra de mi ser temblaba. Sin embargo, mis pies se sentían pegados al suelo y mis rodillas rígidas, por lo que no podía sentarme. Solo obtuve algunas frases entrecortadas que recuerdo. (Nunca me desmayé en mi vida y nunca estuve inconsciente, pero Dios ciertamente me sacó de mí misma)… Estuve bajo este poder el resto de la reunión, y durante tres días estuve como alguien borracho. . . . y estoy segura de que si mis viejos amigos de California pudieran verme, pensarían que realmente estoy loca”.

Estamos viviendo tiempos difíciles y caóticos hoy, y necesitamos el Espíritu Santo, más que nunca.

Necesitamos que el Espíritu Santo fluya a través de nosotros como lo hizo en el pasado.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.