Bible, Español
Leave a Comment

¿Qué significa ser un guerrero de oración?


Credit: Jelle Goossens/Flickr/Creative Commons

Crédito: Jelle Goossens / Flickr / Creative Commons

En el libro de Colosenses, el apóstol Pablo habla de Epafras una persona que viajaba con Pablo.

12 Epafras, que es uno de ustedes, siervo de Jesucristo, les envía saludos, siempre esforzándose intensamente a favor de ustedes en sus oraciones, para que estén firmes, perfectos[a] y completamente seguros[b] en toda la voluntad de Dios. 13 Porque de él soy testigo de que tiene profundo interés[c] por ustedes y por los que están en Laodicea y en Hierápolis. (Col. 4: 12-13 NBLH)

En este versículo, Pablo describe a Epafras como procedente de la iglesia de Colosas y dice cómo Epafras estaba “siempre esforzándose intensamente a favor de ustedes en sus oraciones” para los de su propia congregación.

Otras versiones de la Biblia traducen un poco diferente, con algunos diciendo que estaba “solícito” en la oración.

La palabra traducida “siempre esforzándose intensamente” por la NBLH es la palabra griega “agonizomai.” Thayers Lexicon griego describe la palabra de esta manera:

“Para participar en un concurso, contender a la luz de los juegos gimnásticos. Para lidiar con los adversarios, luchar “.

La palabra “agonizomai” se deriva de una palabra Griega “agone”, que se refiere a la recolección de los griegos en sus juegos nacionales. Los llamamos los Juegos Olímpicos de hoy.

Existe una gran diferencia en los combates de lucha libre en los primeros juegos olímpicos que difiere de las peleas que vemos hoy. En la competencia de hoy, a menos que haya un golpe o una lesión de knock-out, la mayoría de las peleas van un número predeterminado de rondas con un grupo de jueces que votan al final de quién ganó la competencia.

Esto no ocurrió en los Juegos Olímpicos Griegos de la antigüedad. Las peleas continuaban hasta que un luchador renunciaba a través de una lesión, en algunos casos, aunque raros, la muerte.

Los dos combatientes luchaban hasta el final. Hasta que una persona ganara de manera decisiva.

Así que esto era cómo Epafras estaba luchando en oración por las personas que estaban en Colosas. Era una guerra no para mansos. Se necesitaba la perseverancia y la formación par ape;ear estas batallas hasta el final.

Pero la palabra “agonizomai” también habla de otra cosa. Thayer añade que se usa metafóricamente para describir una “lucha con las dificultades y peligros.”

Cada pelea tiene sus desafíos. Habrá momentos de desaliento cuando se está herido físicamente y se tiene que luchar a través del dolor. En otras ocasiones es un desafio mental. Como por ejemplo el deseo de dejar de fumar, de renunciar pensando en lo hacerlo todo el tiempo. En este caso es muy dificil superar el oponente.

Pero para salir victorioso, una persona debe estar dispuesto a luchar a través de sus dudas, temores y dolor. Usted debe cavar profundamente para encontrar la perseverancia que se necesita para mantener la oración, la lucha y la contienda.

Muchas veces se lucha contra las fuerzas satánicas.  En Efesios 6:12, Pablo dice que no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados y poderes. Él usa una palabra griega diferente aquí para la lucha libre, “pálido”. Se describe un movimiento específico en el que el luchador victorioso puso su mano en el cuello del oponente para inmovilizarlo en el suelo.

Pero nosotros no siempre estamos luchando contra el demonio.

A veces, cuando tenemos lucha en la oración, en realidad estamos contendiendo con Dios como lo hizo el patriarca Jacobo.

24  Jacobo se quedó solo, y un hombre luchó con él hasta rayar el alba. (Génesis 32:24 NBLH)

El hombre luchó. Jacobo no era otro que un ángel enviado por Dios. Después de que la lucha se hizo, Jacobo exigió una bendición.

También recuerdo la historia en los Evangelios cuando Jesús y los discípulos partieron a Fenicia y una mujer comenzó a declararse con ellos para sanar a su hija poseída por un demonio ( Mateo 15: 21-28 ).

Esta era una imagen de la oración en acción.

Al principio trataron de ignorarla y Jesús y los discípulos ni siquiera respondieron a la pobre mujer. ¿Haz sentido que Dios no estaba escuchando tus oraciones?

Aqui hay un ejemplo de la determinacion de la mujer Fenicia:

Esta mujer no paraba, no se cansaba de pedirle al grupo. Los discípulos trataron de ahuyentarla, de apartarla, pero ella continuó pidiendo ayuda.

Por último, los discípulos le pusieron la queja a Jesús acerca de esta mujer insolente y la llevaron al Señor a hablar con ella.

Entonces, ¿qué fue lo primero que le dijo Jesús a esta mujer desesperada?

Él le dijo que no fue la voluntad de Dios el visitar a su hija. El le dijo, “No he sido enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.” (v 24).

Cuando hay demoras a las respuestas a tus oraciones te haz preguntado si esta oración es la voluntad de Dios?

¿Hizo esto detener la oracion en esta mujer? No. Ella continuó implorando a Jesús que curara a su hija.

De manera que Jesús le insultó:

Y El le dijo: “No está bien tomar el pan de los hijos, y echárselo a los perrillos.”” (v 26 NBLH)

La palabra “perro” era un término que se utiliza muchos Judios como una palabra de desprecio para describir gentiles. Pero la mujer respondió que hasta los perros reciben las migajas que caen de la mesa de su amo.

Hace unos meses sentí que Dios me dió dirección a través de varias circunstancias sobre cómo orar acerca de una situación personal. Pero mientras oraba sucedió algo que era lo contrario de lo que estaba orando.

Yo estaba ofendido con Dios. Yo estaba molesto porque pensé que el Espíritu Santo me había dado la dirección y ahora la situación tomaba un giro completamente diferente.

Así que decidí enojarme y dejear de orar al respecto.

Un poco más tarde, después de dejar de hacer pucheros y estar enojado, empezé a orar de nuevo y vi como el hubo un cambio en mi actitud y poco a poco le estaba encontrando mas respuesta a este asunto.

Todavía no resuelvo de que manera que manera deberia estar orando, pero tengo que seguir presionando a Dios acerca de esta situación.

Podemos sentirnos ofendidos y dejar de orar. Pero esto no fue lo que hizo a la mujer Fenicía. Ella no paró de orar. No se enojó. Su “gran fe” la fortalecióo y Jesús sanó a su hija al instante.

Puede haber obstáculos en sus oraciones, y a veces es Dios el que nos questiona. ¿Qué tan grave es la situacion?  ¿Qué tanto la quieres? ¿Qué tan dispuesto estas a ganar esta batalla en oración?

El vencedor perseverante, gana las batallas en oración.

–EZ

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.