Español, z144
Leave a Comment

‘Dame esa montaña’: Vivir la vida con la actitud de Caleb


Credit: National Park Service, Alaska Region/Flickr/Creative Commons
Crédito: National Park Service, Alaska Región / Flickr / Creative Commons

De acuerdo con el rey Salomón cómo una persona piensa, determina la forma en que vive la vida:

pues como piensa dentro de sí, así es.

Proverbios 23: 7a LBLA

Pero hay una advertencia importante en este verso, porque Salomón añade como un hombre “piensa en su corazón,” por que asi es él.

Este es un paso más allá del pensamiento, tenemos que creer. Jesús dijo que si decimos que este monte sea echado en el mar ( Marcos 11:23 ), y no dudamos en nuestro corazón, que se llevará a cabo. No es suficiente pensarlo, tenemos que creerlo.

La fé y la creencia marcan la diferencia.

Investigadores de la Universidad de Seúl, en Corea del Sur encontraron que puede haber una conexión directa entre lo que las personas mayores creyeron y la manera como realmente se sintieron. Lo que ellos creyeron en sus últimos años directamente impacto cómo vivíeron su vida.

Según el Daily Mail , un equipo de investigación escogiò a 68 personas entre las edades de 59 a 84 para darse cuenta si se sentían más viejoses, más joven o igual a su verdadera edad física.

El equipo de investigación hizo imágenes por resonancia magnética de los cerebros de los grupos escogidos para averiguar la cantidad de materia gris que tenían. Ellos descubrieron que los cerebros de los que se sentían más viejos que su edad real mostraron signos de aumento de descenso (menos materia gris) que los que se sentían más jovenes.

Las personas que se sentían más jóvenes tenían más materia gris y tuvieron mejores resultados en pruebas de memoria – esto incluía recordar detalles de historias contadas 30 minutos antes.

Los investigadores dijeron que esto significaba una o dos cosas. Tal vez las personas que se sentían mayores que su edad simplemente se daban cuenta de la disminución física que estaba teniendo lugar en sus cerebros y sus vidas.

Sin embargo, también escogieron otra alternativa. Es posible que las personas que se sentían más jovenes en realidad estaban impactando la salud de su cerebro. Estas no cedieron al envejecimiento del pensamiento. Ellos seguían siendo activos física y mentalmente y esto estaba teniendo un impacto positivo en sus cerebros y su salud física.

En otras palabras, en lo que ellos creían, esto afectaba su bienestar físico.

Me recuerda la historia de Caleb. Fue uno de los 12 espías que Moisés envió a reconocer la tierra prometida. Caleb y Josué regresaron con un informe positivo. Caleb entonces 40 años de edad instó a Moisés para tomar la tierra prometida, afirmando que Israel era “más capaz” de conquistarla ( Números 13:30 ).

Sin embargo, los otros diez sólo vieron el peor lado de la vida y regresaron llenos de duda y de incredulidad. Fueron estos los que vieron a los gigantes de la tierra y dijeron que el pueblo de Israel era como langostas en comparación con sus enemigos:

33 Vimos allí también a los gigantes (los hijos de Anac son parte de la raza de los gigantes); y a nosotros nos pareció que éramos como langostas; y así parecíamos ante sus ojos.  

Números 13:33 LBLA

Pero observe cómo los espías incrédulos dijeron que se veían como langostas por primera vez en “nuestra propia vista.” Fue su negatividad personal y  la incrédulidad la consecuencia de sus actos. Fueron golpeados por la forma en que pensaban.

Se miraron a sí mismos como langostas y luego los gigantes hicieron lo mismo. La gente a menudo nos mira de la misma manera en que nos miramos a nosotros mismos.

Su incredulidad se extendió como un incendio forestal a través del campamento de Israel y la nación se apartó de entrar en la tierra prometida. Debido a esto, Dios condenó a Israel a vagar por el desierto hasta que la  mas vieja generación no creyente muriera, a excepción de Caleb y Josué.

Cuarenta y cinco años más tarde, bajo la dirección de Josué, Israel estaba listo para tomar su segunda carrera en la tierra prometida.

Caleb, ahora 85, que había sido un hombre de fe y positividad vino a Josué y le dijo que el había tenido la promesa de una montaña bajo Moisés asegurandose de que la montaña seguía siendo suya.

Luego se hizo la declaración que se sentía más joven que su edad real:

10 Y ahora, he aquí, el Señor me ha permitido vivir, tal como prometió[a], estos cuarenta y cinco años, desde el día en que el Señor habló estas palabras a Moisés, cuando Israel caminaba en el desierto; y he aquí, ahora tengo ochenta y cinco años. 11 Todavía estoy tan fuerte como el día en que Moisés me envió; como era entonces mi fuerza, así es ahora mi fuerza para la guerra, y para salir y para entrar. 12 Ahora pues, dame esta región montañosa de la cual el Señor habló aquel día, porque tú oíste aquel día que allí había anaceos con grandes ciudades fortificadas; tal vez el Señor esté conmigo y los expulsaré[b] como el Señor ha dicho.

Josué 14: 10-12 LBLA

A pesar de 85 años de edad, Caleb sintió como si estuviera 40. Me se pregunta si era el creer en Dios, con una actitud positiva lo que hizo la diferencia?

¿De cuántos años te sientes hoy?

Fuentes:

  • Los cerebros son tan viejo como se siente, como aquellos que dicen ser espíritus juveniles muestran menos signos de envejecimiento de su mente : Daily Mail
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.