Español
Leave a Comment

Las maldiciones generacionales: Parte 1 – La herencia de pecado?


Inheriting sin?

Podemos heredar pecados de nuestros antepasados?

En su artículo en el Globe and Mail titulado “La mala semilla,” Carolyn Abraham cuenta la historia de Dan S. (un seudónimo). En 2003, cuando escribió este artículo, el hombre estaba sentado en el corredor de la muerte en una prisión del estado en el sur de Estados Unidos.

El tribunal lo condenó a muerte por el asesinato a sangre fría de un gerente de una pizzeria en un atraco 1991.

Cuando Dan entró a la pizzeria, el gerente de 24 años de edad rápidamente cumplió con sus demandas y entrego todo el dinero que habia en la caja. Entonces Dan obligó al gerente a ponerse de rodillas e insensiblemente le disparó asesinando al empleado a quemarropa en la parte posterior de la cabeza.

“Deberian haver visto a ese gordo rogando por su vida,” Dan más tarde expresó.

Antes de este incidente, ya había cometido una serie de robos a mano armada, además de una serie de robo de automóviles y de tarjetas de crédito. Después del atraco a la pizzeria, robó a otros seis restaurantes y empresas de lavanderias antes de que la policía finalmente lo capturara después de una persecución a alta velocidad por el centro de Atlanta.

Sin mostrar remordimiento por este crimen brutal, Dan descaradamente se tatuó el nombre de la pizzeria en su espalda, como una insignia de honor macabra. Mientras estaba en prisión, colgó una caja de pizza del techo de su celda, adornadole con el nombre de la franquicia como trofeo de un cazador.

Incluso insensiblemente bromeó acerca de cómo solicitar la posición de gerente vacante.

Lo que es más intrigante sobre el caso de Dan es que su perfil es contrario al de la mayoría de los criminales violentos. Él no venia de una familia pobre. Su padre era un hombre de negocios rico y millonario que hizo la plata trabajando el mismo.

La familia creció en una comunidad de alta clase social llamada “refugio de salud y felicidad.” – Junto con su otro hermano Dan estaba destinado a heredar una fortuna.

Entonces, ¿qué salió mal?

Cuando Dan perdió su primer juicio en la corte, despidió a su abogado. El nuevo abogado lanzóuna defensa audaz para la apelación de su defendido, basado en el testimonio proporcionado por uno de los familiares de Dan.

Independiente del juicio de Dan, esta mujer familiar había investigado y documentado la vida de Dan y descubrió que la violencia había plagado a esta familia por generaciones.

La mayoría de las familias tienen una o dos manzanas podridas, pero este clan habia tenido más asesinos y violadores que ninguna otra. Estos rasgos violentos afectaron incluso a las mujeres de esta familia.

Algunas de las manzanas podridas de la familia incluidos:

  • Una madre, que ayudó a su hijo golpear a su esposa debido a una diferencia de opiniones;
  • Un hombre que robó la tienda de su padre;
  • Otro miembro de la familia le sacó pistola a su esposa frente al patio de su casa en el día del entierro de su padre;
  • Un ladrón de bancos convicto que permitió a amigos de la familia en varias ocasiones violar a su hija. Se supone que se convirtió en un cristiano cuando estaba en la cárcel, pero los siervos de la iglesia comenzaron a investigarlo encontrando que estaba vendidendo drogas durante los servicios. Finalmente fue expulsado de la iglesia.
  • Otros que sirvieron por violación, tráfico de drogas y asesinato.

Sobre la base de esta evidencia, el nuevo abogado de Dan argumentó que su cliente no era responsable de sus crímenes porque genéticamente habia heredado los rasgos violentos de su familia. El abogado esperaba que este argumento, al menos, pudiera evitarle la pena de muerte.

Su caso se vino abajo cuando no pudieron encontrar un genetista creíble que declarara que los genes violentos se transmiten a través de de la familia – nadie cree que Dan simplemente heredó su racha asesina.

Incluso el abogado defensa, Clarence Darrow, utilizó un argumento similar al de 1924, cuando defendió a Richard Loeb y Nathan Leopold en la corte con sede en Chicago, caso que escandalizó a la nación. Los dos hombres fueron condenados por el secuestro y la muerte de un niño de 14 años llamado Bobby Francos.

Darrow fué el abogado que argumentó a favor de Dan S.

En este caso, los dos jóvenes provenían de hogares acomodados y la única motivación era su deseo sádico de lograr el crimen perfecto.

Después de escuchar el testimonio psiquiátrico, Darrow les defendio por doce 12 horas indicando que estos dos hombres no tenían capacidad para sufrir esa carga moral. Darrow declaró que Loeb y Leopold fueron “corrompidos por la descendencia de antepasados ​​remotos.”

Añadió que “la naturaleza es fuerte y que es implacable … No tenemos mucho que ver con nosotros mismos. La naturaleza toma este trabajo en la mano y nosotros solo jugamos nuestra parte“.

Darrow fervientemente trató de atribuir el comportamiento bárbaro de sus clientes a algún gene evolutivo oscura. Sin embargo, durante la corte Darrow, como muchos otros, simplemente estaba reconociendo lo que se ha dado cuenta desde hace años, que las familias a menudo se ven afectadas por ciertos rasgos – adicciones, alcoholismo, ira y ansiedad por nombrar sólo unos pocos.

¿Cómo estas tendencias son transmitidas de uno miembro de la familia a otro?

Maldiciones generacionales

En el libro Éxodo, nos encontramos con un verso intrigante donde Dios advierte con severidad que los pecados de la familia pueden ser transmitidas de una generación a la siguiente. Estos se conocen más comúnmente como maldiciones generacionales.

4) “No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que está arriba en el cielo o en la tierra debajo o en las aguas debajo de la tierra. (5) No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo, el Señor tu Dios, soy un Dios celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me odian “(Éxodo 20: 4-5 NVI).

Era una advertencia que Dios repite varias veces ( Éxodo 34: 7 ; Números 14:18 ; Deuteronomio 5: 9 y Jeremiah 36:31 ). Los pecados de los padres se transmiten a los niños simplemente como las pecas y cabello rubio.

En el pasaje de Éxodo, podemos extraer una serie de principios sobre las maldiciones generacionales que nos ayudan a comprender mejor este fenómeno.

“Visitando” la maldad

El primer principio es que la iniquidad será “visitada” sobre los hijos. De acuerdo con la Wordbook Teológico del Antiguo Testamento , la palabra hebrea para visitar “, significa ejercer el control sobre un subordinado, ya sea en forma de inspeccionar o en la adopción de medidas para provocar un cambio considerable en las circunstancias del subordinado, ya sea para el mejor o para peor “.

Esto implica que la iniquidad de los padres tiene el derecho de influir en los niños. Esto no quiere decir que los niños automáticamente van a adoptara esta presión, pero sí sugiere que las tentaciones serán posicionadas para atraer a los niños a seguir los pasos de sus padres.

Algunos pueden tener problemas con la noción de que Dios permite rasgos dañinos que se transmiten a los miembros de la familia que no estaban involucrados en el pecado original. Pero el pecado original, incluso de Adán y Eva fue generacional – que afectò a todos los hombres siguientes.

Los principios que rigen el reino espiritual son paralelos a los que gobiernan lo natural. A medida que los niños heredan las características físicas de sus padres como el pelo rojo, el mismo principio es el que en el reino espiritual.

Podría decirse que las primeras referencias a las maldiciones generacionales se encuentra en Job.

Considerado uno de los libros más antiguos de la Biblia, Job era probablemente un contemporáneo de Noé. En Job 21:19 , leemos que la iniquidad de los padres esta esperando el momento en que pacientemente pueda entrar en la vida de los hijos.

Este verso pone la maldad en la misma altura que los demás bienes colaterales, como los sembrados y el ganado que los niños heredan de sus padres.

Otro versículo en Éxodo 34: 7 ofrece una interesante visión de por qué Dios permite que la maldad se transmita de esta manera – que era un castigo por los pecados de los padres. Tal vez la única gran alegría de cualquier padre es ver a sus hijos a tener éxito. Dios quería que esto motivara a la gente para enderezar sus vidas.

Cuando la película Daddy Day Care – El Jardin Infantil de Papá, fue lanzada en el verano de 2003, consideraba verla – hasta que descubrí que Eddie Murphy era uno de los actores principales. Hace unos años, vi una de las películas de Murphy supuestamente dirigidas a un mercado de niños. Una pelicula tan llena de vulgaridad que yo decidí no volver nunca a ver una de sus peliculas.

Pero entonces me di cuenta de que esa pelicula era diferente – con excepción de un par de chistes de orinal y vulgaridades menores – que era bastante mas sana en comparación con las películas anteriores de Murphy. ¿Por qué esta transformación tan dramática?

Bueno de acuerdo a Holly McClure, que escribe reseñas de películas de Crosswalk.com, “Murphy solía ser conocido por el uso de malas palabras en sus películas y rutinas de comedia. Desde que ha tenido hijos, Murphy ha sido más exigente en la elección de las películas familiares y los roles que sus niños pueden ver con él “.

Los niños tienen un affecto innato y Dios utiliza este deseo innato para proteger a sus hijos, para motivar a los padres a elegir su estilo de vida con cuidado.

Ciertamente este punto de vista, estaba firmemente arraigado en la mentalidad judía. Cuando los discípulos llegaron al hombre que era ciego de nacimiento ( Juan 9: 1-4 ), le preguntaron a Jesús si la pérdida del hombre de la vista era un castigo por su propio pecado o el pecado de sus padres?

La maldad contra el pecado

El segundo principio que vemos mencionado en Éxodo 20 es que se trataba de “maldad” que fue visitada sobre los herederos. Durante años, miraba a la iniquidad como simplemente otra palabra para pecado. Parte de esta confusión se remonta a algunas traducciones modernas de la Biblia – tales como la NVI – que traducir la palabra hebrea “awon” que se utiliza en Éxodo 20: 5 como el pecado.

Sin embargo, otras versiones como la King James y la Biblia de las Américas reconocieron la diferencia entre la iniquidad (awon) y la palabra hebrea ‘chattah’ sin. comúnmente traducida

En varios versos, ‘awon’ se usa junto con ‘chattah’ que indica que estas dos palabras tienen significados distintos.

En una visión que fue llevado a la sala del trono de Dios, el profeta Isaías fue confrontado con su propia maldad. Un ángel tomó un carbón encendido del altar y tocó los labios de Isaías, y dijo: “He aquí, esto ha tocado tus labios; y tu maldad (awon) es quitada, y tu pecado (chattaah) se perdona”( Isaías 6: 7 ).

La maldad de Isaías se extirpó quirúrgicamente como un crecimiento canceroso, mientras que sus pecados fueron simplemente borrados o perdonados. Es evidente que en este verso la maldad y el pecado se manejaron de dos maneras distintas, lo que sugiere que son diferentes.

La definición de maldad

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre el pecado y la iniquidad?

La palabra hebrea chattah – utilizado en los versos anteriores – significa “perder la marca”. La palabra se utiliza en Jueces 20:16 para describir hombres zurdos, todos los cuales tiraban una piedra con la honda a un cabello y no erraban la marca.” en un sentido moral, la palabra iniquidad se refiere a un acto distinto y específico de la desobediencia – un fracaso para lograr un cierto nivel de vida.

Por el contrario, el ‘awon’ palabra maldad se refiere al carácter detrás de la acción por lo que en Salmos 32: 5 , David escribe acerca de cómo Dios perdonó a la “maldad de su pecado.”

El Wycliffe Bible Encyclopedia describe la maldad como el carácter de una persona que se inclina la a perversión y se doblega hacia el pecado. Aunque maldad incluye la idea de pecado, es mucho más que esto, y se refiere a la propia naturaleza de un individuo o ser.

Debido a esto, la maldad se convierte en la fuente de los actos de pecado. Esta característica de la iniquidad se ve en Isaías 64: 6-7 , donde Dios le dijo a Israel que fueron entregados a la ‘potencia’ de la iniquidad (v 7).

El profeta comparó esto con una hoja muerta marchitada siendo soplado por el viento. Cuando las personas tienen maldad en sus vidas, es que ya no tienen control – otras fuerzas están ahora a cargo.

Maldad = Adicciòn al pecado

Básicamente, la iniquidad es la definición bíblica de una adicciòn al pecado. Los individuos en un estado de maldad están cautivados por esta adicción que hace pecado.

Entonces, ¿qué hace que la iniquidad se forme en la vida de una persona? Puede pasar a través de pecar repetidamente o cometer un pecado catastrófica importante.

Por ejemplo, un individuo puede tener la tentación de mirar a la pornografía a través de un correo electrónico no solicitado. Cuando se alimentan estas fantasías, la maldad o una adicción al sexo se establece poco a poco en sus vidas.

Ya no necesitan tentaciones externas, pero se ven obligados a visitar los sitios de pornografía a causa de poderosos deseos internos. Por eso, en Ezequiel 18:30, 31 , Dios advierte a Israel a apartarse de su pecado, para que la maldad de ellos (awon) no se convierta en un obstáculo para ellos.

Hace algunos años, una niña de 10 años de edad, fue brutalmente asesinada en la ciudad de Toronto. Su cuerpo fue cortado y depositado en bolsas en un lugar cercano al lago Ontario. Ella fue secuestrada mientras caminaba a pocas cuadras de la casa de su amiga a su casa.

El hombre de 37 años de edad, acusado en este brutal asesinato, no tenía ningún registro judicial anterior. Pero se convirtió en un sospechoso cuando la policía – al entrevistar el vecindario – notaron que había pintado recientemente a su casa y habia instalado una nueva alfombra.

Este fue el indicador de un individuo tratando de encubrir un asesinato brutal.

Cuando la policía entraron a su casa, encontraron más de 10.000 imágenes pornográficas almacenadas en su computador, incluyendo fotos de niños. A pesar de que no había cometido crímenes anteriores, la visión repetida de estas imágenes aparentemente construyeron una potente adicciòn sexual en su vida que con el tiempo se manifestó en el brutal asesinato del de una niña.

Esta es la primera de una serie de siete partes en maldiciones generacionales.

Más en esta serie:

Fuentes:

  • Abraham, Carolyn, La mala semilla (Globe and Mail: Toronto, ON) Sábado, 1 de marzo de, de 2003
  • McClure, Holly, Papá canguro Reseña de la película (www.crosswalk.com)

Nota:

Cuando Pablo habla de nuestra condición humana que se refiere a nuestro cuerpo de carne, como nuestra carne, carne corrupta o cuerpo de la humillación. Esto puede sugerir que la naturaleza genética del hombre fue impactado de alguna manera, distorsionado y desfigurado por el pecado. Parecería que un virus pecado ha corrompido el código genético humano. Es por esto que en la resurrección se nos dará un nuevo cuerpo que no tenga esta disposición genética al pecado.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.