Bible, Español, z94, z95
Leave a Comment

Lo que el diablo ve


Sabemos lo que vemos, pero ¿qué ve Satanás?

English: What the devil sees

En el libro de Zacarías, el profeta transmite una serie de visiones que dan breves vislumbres en el reino espiritual. Sin embargo, hay uno que hace más que eso.

No solo arranca el velo que cubre el reino espiritual, también muestra cómo los ángeles y los demonios ven a las personas en el mundo natural. Nos ven de manera diferente.

En el capítulo 3: 1, el profeta Zacarías muestra  a Josué, que era el sumo sacerdote en Jerusalén, de pie ante el Ángel del Señor. Zacarías también observó a Satanás de pie junto a la mano derecha de Josué pronunciando una cantidad de acusaciones contra el Sumo Sacerdote. 

Josué probablemente realizaba algún tipo de sacrificio o trabajo asociado con sus deberes sacerdotales. Nadie, en el ámbito terrenal habría visto al Ángel de Dios o a Satanás de pie junto a la mano derecha del Sumo Sacerdote.

Era solo otro día en el templo, pero todo el infierno se estaba desatando en el reino espiritual.
Y Josué estaba vestido de vestiduras viles.

En el versículo tres, se nos da una descripción extraña de la ropa de Josué, que se describió como prendas sucias. ¿Era esto una referencia al verdadero atuendo del Sumo Sacerdote de Josué o algo más?

Una mirada más de cerca a la palabra hebrea traducida asqueroso,  responde a esta pregunta. La palabra literalmente significa ‘el problema’ y se refiere al excremento, sí, me refiero a esa palabra de cuatro letras, ‘caca’. Ningún Sumo Sacerdote, sin importar cuán moralmente apático o degenerado, aparezca en el servicio con la ropa manchada con desechos humanos .

Desde el punto de vista humano, Josué habría aparecido inmaculado, vestido con el colorido y elaborado atuendo del Sumo Sacerdote. Pero desde el ámbito espiritual, la ropa de Josué se veía radicalmente diferente. Así fue como los ángeles divinos y los demonios vieron a Josué.

Las prendas espirituales de Josué estaban sucias por un par de razones. Leemos que Josué tuvo iniquidad en su vida (v. 4). Esta iniquidad se refería a una esclavitud del pecado que controlaba su vida.

En segundo lugar, la condenación incesante de Satanás estaba golpeandole fuertemente. Josué creyó esta mentira mientras sus prendas cargadas de excremento reflejaban cómo Josué pensaba sobre sí mismo. Reconociendo el problema, el Ángel del Señor reprendió a Satanás llevándolo lejos y poniendo fin a esta embestida verbal (v 2).

La nueva Ropa de Josué

El Ángel de Dios ordena que Josué se vista con una nueva “ropa festiva” y un “turbante limpio” (v 5). La palabra limpia no se refiere a la pureza exterior de la ropa, sino más bien a la pureza moral, verificando nuevamente que el ángel se estaba refiriendo a ropas espirituales, no a las terrenales.

En el versículo cuatro, el ángel claramente vincula la eliminación de la iniquidad de Josué con la eliminación de sus vestiduras inmundas:

Y éste habló, y dijo a los que estaban delante de él: “Quítenle las ropas sucias.” Y a él le dijo: “Mira, he quitado de ti tu iniquidad y te vestiré con ropas de gala.” (NBLH)

Habiendo lidiado con los dos factores que alteraron tan negativamente la apariencia de Josué, en los versículos seis y siete, el ángel habló con poderosas palabras de aliento en el espíritu de Josué. Se le dio autoridad para gobernar la Casa de Dios.

“Así dice el Señor de los ejércitos: ‘Si andas en Mis caminos, y si guardas Mis ordenanzas, también tú gobernarás Mi casa. Además tendrás a tu cargo Mis atrios y te daré libre acceso entre éstos que están aquí. (v. 7 NBLH)

Este versículo nos da un breve indicio del tipo de acusaciones con que Satanás estaba bombardeando a Josué: “Mira tu iniquidad Josué”, gritó Satanás, “no eres digno de ser un Sumo Sacerdote o un líder espiritual en Israel”.

Con Satanás expulsado, la iniquidad de Josué fué eliminada y su visión para el ministerio revigorizada. El Sumo Sacerdote habría experimentado una renovación espiritual.

Josué de repente se sintió liberado, sin entender exactamente el porqué.

Una advertencia a los cristianos

Desde el ámbito espiritual, los demoníos puede ver claramente nuestros defectos y pecados.

Pero la visión de Zacarías también sugiere la enseñanza del apóstol Pablo en la armadura de Dios en Efesios 6: 10-18, puede ser más real de lo que pensamos. Aunque nada es visible para el ojo natural, la armadura puede en realidad estar allí cuando se ve desde el reino espiritual.

Satanás sabe si tienes la coraza de justicia firmemente en su lugar o si está a medias con las correas sueltas o rotas. Él sabe si tu escudo de la fé se sostiene frente a ti o si está colgando de tu lado. Él sabe si la espada del espíritu está en tu mano o si está tirada en el suelo.

Dios nos ha dado toda la armadura para luchar contra el reino de los demonios. Pongamonos esta armadura espiritual y  mantengamola por fé. — EZ

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s