Bible, Español
Leave a Comment

Espíritus territoriales: guerras fronterizas en Brasil


Sao Paulo, Brasil Crédito: Leandro Centomo / Flickr / Public Domain

Sao Paulo, Brazil Credit: Leandro Centomo/Flickr/Public Domain

English: Territorial Spirits: Border wars in Brazil

He estado mirando cómo espiritus diabolicos territoriales tratan de controlar países e incluso regiones dentro de un país como una provincia / estado o incluso una ciudad.

En los días de Jesús, Poncio Pilato fue el quinto prefecto de Palestina, una región que hoy constituye gran parte del moderno Israel. A su vez, Palestina se dividió en tres distritos gobernados por un Tetrarca: Samaria, Galilea e Ituraea.

En mi artículo anterior, estudié una liberación que tuvo lugar en una sinagoga en Capernaum, un importante centro administrativo en el Distrito de Galilea controlado por el Tetrarca Herodes Antipas, el hijo de Herodes el Grande.

Después de arrojar un espíritu malvado a un hombre en una sinagoga de Capernaum, Marcos dice que el hombre fuerte o el espíritu maligno que controlaba esa área fue derribado (Marcos 3: 22-27).

Después de eso, Marcos registra lo que siguió rápidamente (Marcos 1:28 – 2:15). Hubo sanidades (Marcos 1: 40-43; Marcos 2: 1-11), muchos demonios fueron expulsados ​​(Marcos 1: 32-34) y varias personas salvadas (Marcos 2: 13-14), incluyendo a Mateo, quien sirvió como un recaudador de impuestos para Herodes.

Los distritos de Palestina

Como discípulo de Cristo, Mateo continuaría escribiendo uno de los evangelios. En Mateo 13: 57-58, registra lo que sucedió cuando Jesús fue a Nazaret. Mateo dice que Jesús no pudo hacer muchos milagros allí debido a la incredulidad que alli existia.

Un gran contraste: habia un avivamiento en un área y en otro lugar a muy pocos kilómetros de distancia todo era completamente estéril.

El mapa a la derecha muestra los tres distritos o estados de Palestina.

Mientras observamos de cerca, verá que Nazaret (subrayado en rojo) está justo en el límite del Distrito de Samaria y el Distrito de Galilea.

Hace unos años, leí una curiosa historia escrita en una publicación misionera llamada World Map.

En su artículo, Ralph Mahoney habla de una experiencia muy interesante de un misionero con base en Uruguay que distribuyó tratados en un pequeño pueblo que se encontraba en la frontera de Uruguay y Brasil.

La calle principal era la frontera real entre estos dos países. Debido al aislamiento de la aldea, no hubo restricciones para cruzar la calle principal o para mudarse de un país a otro.

Un sábado por la mañana, el misionero estaba distribuyendo folletos en el lado Uruguayo de la ciudad. La gente rechazaba el folleto o si lo tomaban rápidamente lo miraron, luego lo arrugaron  y lo botaron

Después de pasar un par de horas infructuosas decidió acercarse al lado Brasileño. El comenzó a repartir los folletos  y se sorprendió por el cambio dramático. De repente la gente no solo tomaba sus tratados, sino que muchos los estaban leyendo atentamente.

Pensando que estaba imaginando cosas, regresó al lado Uruguayo de la calle. Una vez más encontró a las personas resistentes a los folletos.

Desconcertado por lo que estaba pasando, puso a prueba este fenómeno.

Una mujer se acercó a él en el lado Uuruguayo, por lo que le ofreció un folleto que inmediatamente rechazó. Cuando notó que ella cruzaba la calle hacia Brasil, el misionero se puso en un curso de interceptar a la mujer al lado Brasileño.

Cuando volvió a pasar frente a él, el misionero le ofreció un folleto por segunda vez. La mujer no solo lo tomó acto, sino que le agradeció profundamente por ello.

Fascinado por lo ocurrido, el misionero repitió el experimento, cada vez con básicamente los mismos resultados.

¿Por qué, se preguntaba el misionero, la gente estaría tan abierta al evangelio en el lado Brasileño de la calle y luego esas mismas personas estarían tan cerradas al evangelio?

Más tarde recordó una participación particular que tuvo en una escuela bíblica en Argentina. Después de semanas de intercesión, se pronunció una poderosa palabra profética, afirmando que el León de Judá había prevalecido y que el hombre fuerte de Argentina había sido quebrantado.

Comenzó un avivamiento en Argentina, que se derramó brevemente hacia el norte de Brasil, pero se detuvo abruptamente en la frontera de Uruguay.

Por alguna razón, este movimiento de Dios golpeó una barrera invisible y no pudo avanzar más.

En esta pequeña ciudad fronteriza, mientras la gente se pasaba de Uruguay a Brasil, se movían de la oscuridad a la luz y su respuesta al evangelio mostraba lo significante que era. — EZ

Fuentes:

  • World Map Digest (Burbank, Ca.) Marzo / abril de 1983
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s